domingo, 7 de junio de 2009

Los pliegues del corazón


En varias oportunidades mi mal carácter me ha hecho explotar sin un motivo aparente o a la menor provocación, pero hace algún tiempo leí una historia que me hizo reflexionar sobre mi actuar...

"Un día mi maestro, que me vio dando excusas después de una explosión de ira, me llevó al salón y me entregó una hoja de papel lisa y me dijo:- ¡Estrújalo!, Asombrado obedecí e hice con él una bolita.- Ahora -volvió a decirme- déjalo como estaba antes. Por supuesto que no pude dejarlo como estaba, por más que traté el papel quedó lleno de pliegues y arrugas.- El maestro dijo: el corazón de las personas es como ese papel, la impresión que en ellos dejas, será tan difícil de borrar como esas arrugas y esos pliegues.

Después de aquella historia, estoy aprendiendo a ser más comprensiva y paciente, cuando siento ganas de estallar, recuerdo ese papel arrugado, para no lastimar con mis reacciones o palabras y luego tener que enmendar el error demasiado tarde.

Qué distinto sería todo si pensáramos antes de actuar.

27 comentarios:

webero dijo...

si pues,, a veces unas frases dichas con enojo hacia nosotros, se nos queda grabadoo,,

lo mejor seria pensar antes d decir las cosas,, pero a veces en ese estado es dificil,,, sobretodo si somos fosforitos jaa,,

saludos,,,

anamorgana dijo...

Si es verdad. ¿porqué nos resulta tan difícil pensar antes de soltar la lengua? existen cosas que cuesta olvidar.
Difícil resulta dominar el carácter, yo lo intento, claro que no siempre lo consigo.Besos
anamorgana

Jimmy dijo...

Yo siempre digo que voy a tranquilizarme pero al final igual exploto, igual termino gritando y puteando. Nunca me voy a controlar, a lo mucho disimularé un poco y nada más.

Artemisia dijo...

exacto, sin embargo no se puede no lastimar.. para eso estan las discupas, aunque vengan un poco tarde no ?--

salu2..

[ [EBP]] dijo...

te tiene que pasar algo muy fuerte para que dejes de hacer eso, yo también soy recontra explosivo, pero ahora me controlo más, a veces hasta yo mismo me sorprendo de lo mucho que he mejorado.. creo que el añito que pasé alejado de mi familia me ayudó mucho con eso..

Belén dijo...

Esas cosas a veces se escapan de nuestro entendimiento, querida... muchas veces te comportas así y no sabes por que :)

Besicos

Carlos dijo...

...mientras en ese papel arrugado haya como escribie nuevamente otra historia de amor, nada ha sido en vano Cathy querida.

Besos miles!

dmoOn dijo...

Buuuuuuu
debo pensar en eso la proxima vez que este de mal humor

toñi dijo...

Buena lección para todos . Ojalá que la siguiésemos al pie de la letra. La pondré en practica inmediatamente.

Un beso

Adriana dijo...

Por eso es mejor quedarse callado... aunque a veces es bueno desahogarse con extraños alos q les importa un rabano tu colera... cuando yo tengo que explotar llamo a los ineptos de telefonica y me quejo con ellos del pesimo servicio que recibo... listo fin del mal humor :D
Besoso

Glenn K. dijo...

En ocasiones solo hay que respirar hondo y contar hasta 1000 para estar mas trankis....

Besos!!

Alatriste dijo...

Es una historia genial y cargada de razón. El corazón no es inmune a nuestros errores, a nuestros desvaríos. Debemos cuidarlo, porque es el motoro de todo, también de nuestros sentimientos. Gracias por la enseñanza que hoy nos dejas, amiga y también por felicitarme el cumpleaños de forma tan efusiva. Un besazo.

Fiore dijo...

oh sí
es dificil pero definitivamente no imposible ;)

bsos de esposa primeriza y Recién casada

Aïcha dijo...

Es cierto, hay veces que pgamos con quien no debemos nuestros desvaneos emocionales y hay que tener en cuenta que la otra persona tambien siente y padece.

No hay que medir todos nuestros actos pero si tener en consideracion algunas cosas

digler dijo...

por eso dicen que sólo somos prisioneros de nuestras acciones. muy buena la lección.

Adrisol dijo...

tienes razón.......hay que pensar tanto antes de hablar!!!!
muchas veces las palabras nos condenan..

gracias por hacernos reflexionar!!

besitos, reina

libra dijo...

Pues sí, muy cierto Cathy, tenemos que tener cuidado con las palabras que hieren, porque muchas veces dejan heridas que ya son difíciles de curar por mucho que nos disculpemos. Sería bueno que lo recordásemos siempre.

Un besito guapa.

KALISTA dijo...

Mas que sabio el post!!...
Todos tendriamos que pensar anes de la explosiòn o contar hasta 1.000o 10.000 si es necesario.
Que cierto es!!..
Te dejo un abrazo que tengas un hermoso dìa reina!!...

KALISTA dijo...

aclaro.... anes quiere decir antes....jajaja besitos!!!

El perro andaluz dijo...

Depende ¿no?, yo me controlo todo lo posible si es que estoy discutiendo con alguien que quiero, ya sean familiares o amigos y me resulta muy díficil herirlos. Pero si se trata de una discusión con alguna cajera de wong que se quiere pasar de lista, o un policia intransigente y corrupto, etc, no me importa explotar y decirles lo que se me ocurra y más, y tampoco me importa lo que vayan a pensar de mí o cómo les quedará su corazón.

LOLA dijo...

CUANDO TENGA QUE DECIR ALGO ...LO VOY A DECIR...NO ME GUSTARÍA CONTROLARME...NO NACÍ PARA SER DIPLOMÁTICA...NACÍ PARA SER YO MISMA.

LOLA CIENFUEGOS

Laura dijo...

Lo que está claro, es que lo hecho, hecho está. Una pena no poder volver atrás.

Un abrazo Cathy!

Elmo Nofeo dijo...

Una palabra puede tener el filo de un puñal y producir heridas imperecederas.

soleil dijo...

muy cierto! hay que pensar en que las palabras pueden herir mas fuerte que una espada! muy buena leccion que todos deberiamos de llevar presente en nuestros corazones y lenguas...

saludos!

Lu dijo...

Completamente de acuerdo con la historia.

Paciencia y buen humor!

Besos,

Lu

damian dijo...

mucha paciencia para no salir de nuestras casillas, mucha.
aunq a veces falte

jordicine dijo...

Hay que pensar siempre en los demás antes de actuar. Siempre!!! Un beso.

Mi vida